Elina Berglund Scherwitzl, inventó una aplicación que puede calcular con precisión la ovulación de la mujer

Maddy Savage
BBC News

Inventar la primera aplicación del mundo aprobada como método anticonceptivo empezó solo como un pasatiempo para Elina Berglund Scherwitzl.

La física nuclear, que había estado trabajando con el equipo del CERN que descubrió el bosón de Higgs en 2012, se cansó de usar métodos anticonceptivos hormonales, pero no quería tener hijos.

Así que decidió utilizar su experiencia en el manejo de datos para buscar una alternativa.
"Igual que muchas mujeres desde mi adolescencia probé muchos métodos diferentes de anticonceptivos pero no encontré ninguna solución que encajara conmigo", le dijo a la BBC.
"En esa búsqueda de un método alternativo natural y eficaz descubrí que uno puede saber cuándo es fértil por la temperatura, y para mí eso fue una verdadera revelación", agregó.

Utilizando un complejo análisis matemático y de datos Berglund Scherwitzl empezó a desarrollar un algoritmo diseñado para ser tan preciso que puede identificar exactamente cuándo una mujer ovula dentro de su ciclo menstrual.

Esto le permitió generar un esquema de los días en que necesitaría usar protección, con un nivel de certeza mucho mayor que otros métodos similares de planificación familiar basados en el "ritmo" natural del ciclo.

300.000 usuarias en 3 años

Se puso tan contenta con los resultados que junto a su marido austriaco, el también físico Raoul Scherwitzl, empezó a buscar financiación para desarrollar su producto, que llamó Natural Cycles.

Lo ofreció como una aplicación que analiza al detalle series de datos sobre la temperatura y las tendencias del ciclo de cada mujer, para ayudarlas en sus necesidades relacionadas con la fertilidad y la prevención del embarazo.
Añadir leyenda
La aplicación fue lanzada en 2014 y hoy tiene unas 300.000 usuarias que pagan una cantidad mensual o anual por el servicio.

En Reino Unido una suscripción de un año cuesta unos US$65, que incluye un termómetro.
La compañía atrajo inicialmente una inversión de US$8 millones y hasta ahora ha generado ventas por valor de 6.

Una coincidencia que lo hizo posible

Si no hubiera sido por la coincidencia con un gran descubrimiento científico, sin embargo, quizás su proyecto no habría tenido un despegue tan rápido.

Berglund Scherwitzl, quien creció en Malmo, en el sur de Suecia, trabajó en el CERN (siglas en francés de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, con sede en Ginebra).

Y en 2012 tras décadas de investigación, el equipo del que formaba parte finalmente descubrió bosón de Higgs, apodado también como "partícula de dios", crucial para el entendimiento de los expertos sobre cómo se formó el universo.

"Mucho tiene que ver con la coincidencia y el momento. Nos acabábamos de casar. El experimento se estaba cerrando durante un par de años y yo pensaba 'si quisiera hacer algo fuera de la física ahora es el momento'", explicó la investigadora sueca.

"Mi marido siempre había querido hacerse emprendedor así que él sugirió "Ok, dejemos la física y convirtamos un algoritmo en una aplicación", relató.

"Tan ingenua"

Después de varias pruebas clínicasen febrero de 2017 su app se convirtió en el primer aparato del mundo con una base tecnológica que obtiene una certificación formal para su uso como anticonceptivo.

Consiguió la aprobación para su uso en la Unión Europea tras una inspección alemana y de la organización de certificados Tuv Sud.

Sin embargo, la pareja recuerda el proceso para obtener ese permiso europeo como un camino de muchos altibajos.

La aprobación inicial por parte de la Agencia Sueca para los Productos Médicos fue revocada en 2015, tras cierta polémica en los medios de comunicación, que sugerían que la aplicación promovía comportamientos arriesgados entre las jóvenes suecas.

Le prohibieron a la compañía hacer publicidad durante 18 meses y eso resultó en "un gran obstáculo" para el crecimiento de la empresa.

"Como venía de una perspectiva científica, pensé que si creaba un producto que fuera realmente bueno se vendería y todo el mundo confiaría en él. Pero me di cuenta de que eso no es así en absoluto", admitió.

"Pero quizás fue bueno que fuera tan ingenua, porque si hubiera sabido todos los desafíos que me esperaban quizás no me habría atrevido a hacerlo".

"Cómo una app para conocer mis días fértiles resultó tan estresante que no pude concebir"

"Tan eficaz como la píldora"

Ahora la empresa promueve el producto como un método "tan eficaz como la píldora".

Eso, después de un gran estudio sobre métodos anticonceptivos en el que participaron más de 4.000 mujeres, cuyos resultados fueron publicados en la revista especializada European Journal of Contraception and Reproductive Health Care, cuyas investigaciones son revisadas por otros expertos antes de su publicación.

Los investigadores, entre los que se encontraba la pareja cofundadora, encontraron que el 7% de las mujeres que usaron la aplicación de una manera "típica" (es decir, permitiendo cierto nivel de error humano) se quedaron embarazadas, comparado con el 9% que tomaron la píldora y menos del 1% que usaron dispositivos intrauterinos (DIU).

Frente a estos resultados, la física acepta que la eficacia de su producto depende de que las usuarias se adhieran al detalle a las instrucciones de la aplicación, y por tanto puede que no sea una buena alternativa para todas las mujeres.

Además, tampoco las protege de enfermedades de transmisión sexual.

"Igual que con la píldora, hace falta cierto esfuerzo diario por parte de la usuaria. Pero realmente nosotros esperamos ser la alternativa por defecto si no quieres usar métodos anticonceptivos hormonales ni un implante intrauterino".

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-40850121



Share on Google Plus

About Impacto Informativo

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bendiciones

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *